Madrid Curioso — 13 septiembre, 2016 at 1:58

Historia y leyendas del Barrio de las Letras

por

El Barrio de las Letras, también denominado como Barrio de las Musas o Barrio del Parnaso, es uno de los barrios con más historia de la ciudad de Madrid; y, lo más importante, con más “historias”. Tiene más de cinco siglos de existencia y por él han pasado y vivido personajes tan importantes como Góngora, Quevedo, Cervantes, Calderón de la Barca, Lope de Vega, Jacinto Benavente, José de Echegaray… Además, siempre ha sido una zona de representaciones teatrales, desde los antiguos corrales de comedia (El de la Cruz, El del Limonero, El de la Pacheca, el del Príncipe…) hasta los actuales teatros como el Teatro Español y el Teatro de la Comedia. Así pues, reúne entre sus límites gran cantidad de historias y leyendas que seguro interesarán a todo buen madrileño; vamos a contar algunas de ellas.

Plaza de Santa Ana
Plaza de Santa Ana

LOS CINCO GREMIOS

En la Plaza de Jacinto Benavente hay un edificio de ladrillo que pasa prácticamente desapercibido. Es neoclásico, sobrio, pero con cierta categoría. Actualmente pertenece al Ministerio de Justicia, pero en su tiempo fue Sede del Banco de San Carlos, uno de los antecesores del Banco de España. Al crearse esta entidad y tener más funciones, su espacio no era suficiente para albergarlas todas y se trasladó a una de las esquinas de la Plaza de Cibeles.

Pero mucho antes de eso, este edificio fue Sede de Los Cinco Gremios Mayores del Reino, algo así como la CEOE (la patronal, la Confederación de Empresarios) de los tiempos pasados. Y, en su época, como en la actual, la patronal tenía mucha influencia, como lo prueba la siguiente historia.

Casa de Los Cinco Gremios
Casa de Los Cinco Gremios

Cuando acabó la guerra entre Isabel I y su sobrina Juana la Beltraneja, los Reyes Católicos fueron de ciudad en ciudad tomando posesión y enseñoreándose de cada urbe. Y al llegar a Madrid, lo primero que dijo la reina Isabel fue algo muy parecido a “¡Qué mal huele!”. Hay que recordar que hasta muy entrado el siglo XVIII no hubo más sistema de limpieza en la ciudad que el simple arrastre de las inmundicias, cuando llovía, hasta el rio. Y a eso debe añadírsele el famoso “agua va”, por el cual los madrileños arrojaban sus aguas mayores y menores por las ventanas y balcones.

Pues he aquí que nuestra Reina quiso acabar con esta práctica y poco después de llegar al trono una de sus primeras medidas fue abolir el “agua va” y prohibir el arrojo de basuras a las calles, teniendo los vecinos que llevar sus desechos a vertederos fuera de la ciudad. No obstante, la medida duró bien poco. Apenas un par de años después la Reina dio marcha atrás debido a las presiones de Los Cinco Gremios. Esto se debe a que uno de estos Gremios Mayores eran los pañeros, que hacían su agosto con la venta de toldos que ponían los pisos inferiores para no ser inundados de “inmundicias” de los pisos superiores. Al quitar el “agua va” se les arruinó el negocio, se quejaron ante los Cinco Gremios, que hicieron presión y obligaron a la Reina a rectificar. Y así pasamos en Madrid varios siglos más viendo a los madrileños arrojar defecaciones y orines desde sus casas.

EL CALLEJÓN DEL GATO Y VALLE INCLÁN

Calle de Álvarez Gato
Calle de Álvarez Gato

La calle de Álvarez Gato está dedicada a Juan Álvarez Gato, poeta y mayordomo de Isabel la Católica, aunque popularmente siempre fue conocida como callejón del gato. Es en este lugar donde Ramón María del Valle-Inclán narra una de las escenas de su obra cumbre, “Luces de Bohemia”, en la que los dos protagonistas del relato se miran en los espejos que deforman la realidad.  Esta obra marca un nuevo tipo de teatro y una nueva forma literaria, la cual recibió la denominación de “esperpento” por sus extravagancias, rarezas y absurdos. Y para extravagante el propio escritor. Valga esta anécdota para demostrarlo.

Valle-Inclán nació en una pequeña villa de Galicia en 1866 y llegó a Madrid en 1896. Era conocido por sus extravagantes trajes, su gran barba y porque le faltaba el brazo izquierdo, al igual que Cervantes. Según se cuenta, Valle-Inclán era aficionado a inventarse historias rocambolescas acerca de cómo había perdido su brazo. En una ocasión alguien le preguntó cómo perdió el brazo y él relató la historia quizá más extraña de todas las que había contado:

“Hubo un tiempo en el que vivía en un palacio en Galicia. Un día mi sirviente Rubén entró en mi estudio y con serio semblante me dijo: 

– Señor, nos hemos quedado sin víveres que echar al estofado. 

– ¿Qué? ¿y el dinero que te di para comprar provisiones? ¿y las patas de cerdo que había en la despensa? 

– ¡No queda nada señor! 

Me quedé pensativo un rato y finalmente mandé a Rubén que me trajera un largo cuchillo de carnicero. Cuando llegó, alcé mi brazo izquierdo y le dije: 

– Corta un buen trozo de esto y mételo en el estofado.” 

En realidad, se sabe con total certeza que perdió el brazo tras una pelea contra otro escritor, Manuel Bueno, en el antiguo Café de la Montaña de la Puerta del Sol. Manuel le dio un bastonazo y al cubrirse Valle-Inclán con los brazos le golpeó en la muñeca, introduciéndose su gemelo en el brazo. La rotura de huesos y la posterior infección provocó que le tuvieran que amputar el brazo.

Como curiosidad también comentar que cada año, admiradores del escritor se reúnen y recorren los lugares en los que se desarrolla Luces de Bohemia, siendo esta calle de Álvarez Gato uno de los lugares más importantes de la ruta.

PALACIO DE LOS CONDES DE TEPA

En el siglo XVIII, en lo que hoy se conoce como Plaza del Ángel, se construyó un Palacio para los Condes de Tepa, al estilo neoclásico que era el imperante en la época (muy similar al estilo del Museo del Prado). Pero lo más interesante de esa construcción era que en sus bajos se encontró durante casi un siglo la famosa “Fonda de San Sebastián”, ya que su acceso estaba orientado hacia la iglesia del mismo nombre. Era un establecimiento parecido a una posada, con alojamiento para los clientes y una zona donde beber, comer y conversar.

Palacio de los Condes de Tepa
Palacio de los Condes de Tepa

Allí se reunió desde aproximadamente 1750 a 1850 toda la intelectualidad de la ciudad de Madrid, pasando por Jovellanos, Campoamor, Goya, los hermanos Bécquer, Larra o Espronceda entre otros. Básicamente se conversaba sobre literatura, política, toros y todo tipo de temas relacionados. A finales del siglo XVIII, por ejemplo, se debatía sobre las reformas que debían realizarse en el país para que éste progresara y entre otros textos se debatían las ideas de Rousseau, Montesquieu, Voltaire y otros Ilustrados franceses.

También aquí se “estrenaron” dos obras que marcarían literariamente el inicio del siglo XIX en España: Leandro Fernández de Moratín leyó aquí a sus compañeros por primera vez “El Si de las niñas”, y José Cadalso presentó también aquí sus famosas “Cartas Marruecas” para que sus amigos le dieran su opinión al respecto.

La tertulia que hubo en las primeras décadas del siglo XIX tuvo también a los principales románticos españoles como asiduos. Y, cosa curiosa: podía hablarse de cualquier tema, excepto de política y de mujeres, dos temas muy conflictivos en aquella época especialmente y podían llevar a una pelea o trifulca entre sus miembros. Debido a esto, y a la categoría y nivel de las conversaciones y los participantes, se la denominó como “La Tertulia del Buen Gusto”.

A finales del siglo XIX ya no existía ni la fonda ni la tertulia y el edificio continuó su inevitable decadencia, hasta que hace pocos años fue adquirido por una famosa firma hotelera que lo reformó intensamente, dejando solo la fachada. En estas obras se encontraron restos de construcciones hidráulicas, sistemas de almacenamiento y pasadizos, que podrían tener más de seis o siete siglos, y que, por suerte para nosotros, son de acceso público y pueden verse a través de una cristalera en el suelo, en uno de sus patios.

Post redactado por Álvaro Llorente para Espacio Madrid.
Si te ha gustado este post y las historias, curiosidades y anécdotas que en él se describen, podrás vivirlas en primera persona, a través de las rutas guiadas que Álvaro Llorente realiza por la ciudad de Madrid. Puedes apuntarte a ellas en allorente84@hotmail.es.

Experto en Historia de Madrid, guía turístico con 8 años de experiencia y amplios conocimientos de Arte e Historia. Recorre Madrid con él y descubre nuestra ciudad de una forma diferente. Puedes contactarle en su mail: allorente84@hotmail.es y ampliar más información sobre sus rutas y cursos que realiza en http://www.madridenlapalmadetumano.com/conocer-madrid.html.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *