Restaurante NUBEL, buena cocina y diseño vanguardista en el Museo Reina Sofía

por

Quería hablaros de un sitio especial y diferente como última recomendación gastro del año, así que hoy os traigo NUBEL. ¿Me acompañáis?

Madrid cuenta con un nuevo espacio desde hace unos meses. Un restaurante de 800m2 en el madrileño barrio de Lavapiés, con cocina abierta todo el día desde las 09:00h hasta entrada la noche. Una propuesta que viene pisando fuerte. Tras el proyecto se encuentra Azotea Grupo,  empresa de restauración responsable del éxito de la Azotea del Círculo situado en el Círculo de Bellas Artes. Con el sello de garantía del chef Javier Muñoz-Calero.

Nubel Madrid
Zona de picoteo y barra junto al gran ventanal

La entrada al restaurante está pegada a la calle Argumosa, con una terraza techada. Nada más entrar te quedas boquiabierto al observar la gran cúpula roja bajo la que se encuentra situado, diseñada por el arquitecto francés Jean Nouvel para la ampliación del museo. Es un gran espacio abierto lleno de color y vida, con unos grandes ventanales que durante el día lo inundan de luz -mi espacio preferido, ya sabéis que en otra vida fui una plantica y la luz es como un imán-, esta zona de nubes coloridas con sillas y mesas bajas es perfecta para un picoteo rápido, merienda o café mañanero si buscas un sitio donde trabajar con el pc. El restaurante –de rojo predominante- es totalmente abierto e invita a encontrar tu sitio, jugando con el mobiliario para crear diferentes espacios, con una zona incluso más reservada e íntima, pensada para comer más tranquilamente.

Nubel Madrid
Zona de picoteo
Nubel Madrid
Zona para comer o cenar

El tipo de COCINA que vas a encontrarte varía dependiendo del momento del día. Tienes bollería artesana elaborada a diario junto a tartas, cookies, sándwiches, tostas, huevos benedict y smoothies para desayunar (de 09:00 a 12:30h) o merendar (16:30 a 19:30h). Una carta Bistró, con propuestas interesantes (de 12:00 a 16:30h), comenzando con las tradicionales croquetas, bravas y tortilla de patatas, seguido de un apartado de sándwiches, buns y hamburguesas, variedad de ensaladas y verduras, donde no faltan versiones de platos con un toque personal. Cuentas además entre semana con un menú del día y un menú infantil. Disfruta de su carta de tapeo (de 12:30 a 23:00h) y algunos de sus cocktail -chivatazo, en sus filas cuentan con Joel Jamal, campeón de España de coctelería-. Por la noche (desde las 20:30h) tienes varios menús degustación o puedes pedir platos de carta con buena materia prima, son propuestas diferentes al día. Y los domingos y festivos Bruch con música DJ desde las 12:30h. Todas las noches hay sesión DJ para completar la experiencia.

Yo fui a la hora de comer y probé su carta Bistró con buena relación calidad-precio. Con el restaurante medio lleno el ambiente es relajado y tranquilo, con buenos tiempos de espera entre plato y plato.

Nubel Madrid
Buns de langostinos en gabardina

Comencé por sus Croquetas líquidas de jamón ibérico (8€/8ud), perfectas de sabor, son de pequeño tamaño para comer de un bocado, aviso… enganchan. Dejé sin pedirme su tortilla de patata semicuajada para obligarme a volver, próximo objetivo.

Le siguieron los Buns de langostinos en gabardina mojada en kimuchi y ajonjolí de wasabi (8€/2ud). Buenos de sabor. Notabas el crujiente del rebozado de los langostinos al morderlos, acompaña bien el rábano fresco y la hoja miso aportando un punto de frescor.  Son tirando a Picantes pero no en exceso, se comen bien incluso si no eres muy de picante. En la ración entran dos aunque me podría comer media docena yo sola.

Nubel Madrid
Strachatela con tomate kumato y pesto rojo

Le tocó el turno a la Strachatela con tomate kumato y pesto rojo (12€). Este plato se elabora con la parte interior de la burrata. Una ensalada fresca, suave y armoniosa.

Su Tartar de atún y guisancamole (16€) fue uno de mis platos preferidos de la comida, elaborado con guacamole de guisantes. Cortado a cuchillo, con regusto picante y un punto crujiente que no te esperas, el toque personal del chef Javier Muñoz-Calero. Plato de buen tamaño y uno de los más pedidos de la carta.

Nubel Madrid
Tartar de atún y guisancamole

Y para finalizar la comida Vitello tonnato, nuez moscada, alcaparrón y huevo de codorniz (14€). También de buen tamaño, fresco e intenso en boca. Me gustó bastante. Os recomiendo que lo pidáis a compartir, no es que se haga pesado, pero así podéis probar más variedad de su carta.

Nosotros compartimos todo y salimos rodando. Pero no sin antes bajar la comida con uno de sus postres, la Sopa fría de frutos rojos y helado de nata (4€). Postre fresco y suave, de los que te ayudan con la digestión. Buen broche a una deliciosa experiencia.

Nubel Madrid
Vitello tonnato

Como tirón de orejas, decir que solo sirven tarta de queso por la noche, no en la carta Bistró. Algo que no acabo de entender y una decepción, porque me encanta y me quedé con ganas de probarla. Soy muy de tarta de queso y pensar que solo puedo tomarla de noche y no a cualquier hora decepciona.

En resumen, buena cocina y precio correcto. Puede parecer sin conocerlo que es un sitio de clavada, visto desde fuera, por su situación privilegiada y el gran espacio en el que se encuentra ubicado, pero el precio de su carta no está nada mal teniendo en cuanta la buena calidad de su cocina y materias primas. El menú de mediodía cuesta 14,50€ y los desayunos son desde 2,50€ hasta 4,50€ -con café, tarta y zumo-.

Una buena opción si estás por la zona o si viajas y haces parada en Atocha, te recomiendo parada en NUBEL, que está a unos minutos de la estación.

¿NOS VEMOS EN NUBEL?

NUBEL – MUSEO NACIONAL CENTRO DE ARTE REINA SOFÍA
LUGAR: C/Argumosa, 43. Metro Atocha
HORARIO: de lunes a miércoles y domingos de 09:00 a 01:00h, jueves hasta las 02:00h, viernes y sábados hasta las 02:30h. Horarios especiales: 24 y 31 de diciembre hasta las 17:00h, 25 de diciembre y 1 de enero de 12:00 a 00:00h, 6 de enero de 12:00 a 02:30h.
http://www.nubel.es/

1 Comentario

  1. Gran artículo de Raquel! Me animó a ir, y desde luego que el sitio es muy bonito. La atención del personal fue inmejorable. El vino que tomamos excelente y nada caro, un Mencia Ribera Sacra, 17 euros la botella. La carta ha cambiado, ya no tienen ni el vitello ni la strachatella con tomate, y los buns son ahora de ibéricos. Las croquetas excelentes, estoy de acuerdo. Comimos unos brotes con rejos que fue lo que más me gustó, muy sabrosos. Y lo menos recomendable algo llamado algo así como yukohe de lomo de buey, bastante insípido y a mi modo de ver sin ningún sentido en su diseño y forma de servir (Los de la mesa de al lado dijeron lo mismo de él). La tarta de queso no está mal, pero las he probado mucho mejores. Así que en general bastante bien, pero con algunos peros, tendrán que seguir dándole vueltas a la carta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN DE PROTECCIÓN DE DATOS

  • Responsable: Raquel Camacho Rodríguez.

  • Finalidad: Moderación de comentarios en los artículos y control de spam.

  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros salvo por obligación legal.

  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y supresión de datos.

  • Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por parte del interesado.

  • Contacto: info@espaciomadrid.es

  • Información adicional: Más información en nuestra Política de Privacidad