Escapada al impresionante Castillo de Montalbán en Toledo

por

Corría la primavera de 1119. Hugo de Payns y otros 8 caballeros franceses consiguieron de Balduino I, rey de Jerusalén, permiso para quedarse a defender los Santos Lugares y proteger los peregrinos que viajaban a ellos. A cambio, el rey les cedió como cuartel general la Mezquita de Al-Aqsa, la Mezquita Lejana, uno de los sitios más sagrados para la religión musulmana, pues desde la Explanada de las Mezquitas Mahoma subió a los cielos. Está, además, construida sobre el primitivo Templo de Salomón, del que la Orden tomó su nombre (“Caballeros del Templo” o “Caballeros Templarios”).

Castillo de Montalbán
Castillo de Montalbán (Toledo)

Durante los siguientes nueve años, los nueve miembros originales de la Orden no admitieron a ningún nuevo miembro, y raramente salían del Templo. Algunas leyendas cuentan que excavaron en diferentes lugares para acceder al complejo inferior donde aún había cámaras del Templo, y otras hablan incluso de hallazgos extraordinarios: la Fabulosa Mesa de Salomón, mandada construir por Dios a Moisés en madera de acacia y cubierta de oro escrupulosamente puro, sin plata ni perlas, y sobre la que el rey Salomón grabó todo el conocimiento del universo, la fórmula de la creación y el nombre verdadero de Dios. ¿Lo encontraron? Nadie sabe. Hay documentación acerca de que la mesa viajó a Francia, a Carcasona, y otras fuentes lo sitúan en Toledo, como parte del tesoro de los Visigodos, extraviado tras la precipitada huida de la corte tras la derrota de Guadalete. Pero todos parecen situarla en algún momento en algún punto de la Península Ibérica.

Castillo de Montalbán (Toledo)
Castillo de Montalbán (Toledo)

¿Y todo esto a que viene? Pues viene porque con el tiempo os recomendamos visitar uno de los castillos más impresionantes y formidables de toda la península ibérica: El Castillo de Montalbán, cabeza de la Encomienda de los Templarios en Castilla (junto con el Castillo de Villalba, en Cebolla). Construido sobre una antigua fortaleza árabe por los Templarios. De él se cuentan todo tipo de historias, sobre los fabulosos tesoros allí enterrados, y el hecho de que esté apartado de toda población, no guarde ninguna ruta ni paso estratégico, y esté cerca del complejo monástico de Santa María de Melque (la iglesia visigoda mejor conservada de España), y de que le supongan una intrincada red de túneles que unen ambos edificios (y que hay gente que dice haber recorrido y puede verse parte desde los pozos), aumentan la creencia de que el tesoro perdido de los reyes visigodos que trataron de ocultar a las tropas de Tariq (incluyendo las mismísima Mesa de Salomón), se encuentre durmiendo en algún punto de sus ocultas salas. Puedes visitarlo libremente y sin coste o apuntarte a una de sus visitas guiadas por 7€/persona.

Castillo de Montalbán (Toledo)
Castillo de Montalbán (Toledo)

Podéis comenzar la ruta (o terminarla) en Toledo Capital, y desde allí tomar la CM-4000 hacia la Puebla de Montalbán, y una vez allí, tomar la M-4009 dirección San Martín de Montalbán. El cruce está perfectamente señalizado, pero no hay carteles previos, así que andad atentos. Da acceso a un camino de tierra muy estrecho y no siempre en buen estado (sobre todo en invierno). Paciencia. El camino termina en una cadena que impide el paso a vehículos, y puedes dejar el coche a los lados del camino (no hay parking).

Hay que decir lo primero de todo, que el castillo se encuentra en una propiedad privada. Ofrecen rutas guiadas los sábados por la mañana (salvo del 1 de febrero al 30 de mayo por la cría de águilas en la zona, fecha en la que indican que “no se debe visitar”), en verano las visitas culturales se realizan por la tarde, al igual que los domingos. En estas visitas guiadas te informan de todos los detalles y los hechos más importantes que han sucedido en él. Es un enclave para nidificación de águilas, con lo que, sea la época que sea, se respetuoso. Del 1 de febrero al 30 de mayo no se debe acceder por la cría de águilas en el entorno (aunque seguramente no encuentres un cartel que avise porque la gente lo arranca).

Castillo de Montalbán (Toledo)
Castillo de Montalbán (Toledo)

Una vez superada la cadena, avanzas por un camino rodeado de encinas. Típico paisaje toledano, de enormes espacios abiertos salpicados de escasos árboles. La ruta es un agradable paseo sin demasiada dificultad, no más de diez minutos, y una vez finalizado se abre ante vosotros las impresionantes murallas del más poderoso castillo de toda la Comunidad. Se encuentra enclavado al final de un llano con ligera pendiente, flanqueado por la garganta del río Torcón en tres de sus lados, haciendo que solo sea posible el acceso (y el ataque) por uno de ellos, al que ofrece la imponente figura de sus dos torres albarranas con sus elevados arcos. Aún se encuentran en pie tanto la barbacana (muralla externa) como la coracha (primer fuerte avanzado), y siguen transmitiendo la misma sensación de impenetrabilidad. Una vez superada la barbacana, entramos por la liza a la puerta principal, por supuesto, colocada en una posición de 90º para poder defenderla mejor.

Si prestáis atención a las piedras, veréis que aún son visibles las marcas de los canteros. De hecho, hay marcas repartidas por todo el castillo, en un número y una frecuencia muy elevada. La mayoría son ángulos, pero os desafiamos a encontrar las marcas “especiales”. Con ojo avizor podéis encontrar al menos dos pentalfas (estrellas de cinco puntas), y un compás (la marca de los Masones, aun mas misterios).

Castillo de Montalbán (Toledo)
Castillo de Montalbán (Toledo)

Una vez dentro del castillo, la enorme explanada se abre ante vosotros. Se puede acceder a las murallas y a las salas de las torres arbacanas, pero tened mucho cuidado. El castillo, aunque bien conservado, está en estado de ruina, y no hay protecciones ni acondicionamiento. Nosotros fuimos con niños de 9 y 7 años, y aunque en su mayoría podían visitarlo sin demasiada dificultad, hay zonas que es mejor no aventurarlos (por ejemplo, la parte superior de las murallas y la parte más alta de la torre del homenaje). Asimismo, en la explanada interior, hay pozos y aljibes que dan paso a los subterráneos. Están cerradas con verjas, pero no os fieis.

En resumen: una extraordinaria excursión. La dificultad es baja, y la visita da para un par de horas de exploración. A los niños les fascinó y les hizo volar la imaginación a la época oscura altomedieval. Puede combinarse con la ya mencionada visita a la cercana Santa María de Melque o al Castillo de Guadamur (no muy lejano), o regalarse unos buenos manjares en Toledo, o ya puestos, alargarse a las Barrancas de Burujón, en este mismo término municipal. Recordad que estáis en pleno Toledo: si hacéis esta visita en verano, llevad abundante agua y protección solar, y evitad las horas centrales del día.

Y disfrutad de esta escapada Templaria.

¡¡¡Deus Vult!!!!

La opinión de Mario (9 años): Lo que más me ha gustado ha sido pasear por el castillo imaginándome un ejército fuera de las murallas intentando atacarlo.

La opinión de Natalia (7 años): lo que más me ha gustado ha sido comer bajo un árbol, viendo las grandísimas murallas.

VISITAS GUIADAS

Duración aprox 3h. Importe de 7€/persona, grupos de 10 personas o más por 5,50€/persona. Niños gratis hasta los 14 años (no recomendable la visita para cultural para menores de 8 años). Para apuntarse o para más información de las visitas guiadas culturales en el teléfono 627562921 – Óscar Luengo.

Con estas visitas guiadas podrás llegar con vehículo hasta casi la fortaleza y dejarte guiar por la persona autorizada. Se conocerá la Historia de España que tuvo lugar allí, detalles arquitectónicos que pasan desapercibidos, explicaciones de reconstrucciones arquitectónicas, términos de Castellología y su función, leyendas populares y propietarios que ha tenido el castillo a lo largo de su historia.

INFORMACIÓN

Lugar: Situado en el término municipal de San Martín de Montalbán (Toledo).
Fechas a visitar: En cualquier época del año salvo del 1 de febrero al 30 de mayo por la cría de águilas en la zona.
Visitas guiadas: los sábados por la mañana (salvo del 1 de febrero al 30 de mayo por la cría de águilas), en verano las visitas culturales se realizan por la tarde, al igual que los domingos.
Cómo llegar: Desde la Puebla de Montalbán, tomar la M-4009 dirección San Martín de Montalbán. El cruce está perfectamente señalizado, pero no hay carteles previos. Da acceso a un camino de tierra muy estrecho. El camino termina en una cadena donde dejar el coche a los lados del camino (no hay parking).

Reanudadas las visitas guiadas y la entrada libre desde el 30 de septiembre 2017.

6 Comentarios

  1. que plan más chulo!!

    • Espacio Madrid

      Nos alegramos mucho de que te guste el plan Sandra!
      Ya nos contarás si te animas a visitar y lo que te parece. Nos encantará que nos etiquetes en tus fotos.
      Un abrazo

  2. oscar luengo

    El 18 de mayo de 2017, la Casa Ducal de Osuna, propietaria de la fortaleza de Montalbán, siguiendo órdenes de técnicos y arquitectos de Patrimonio, han decidido PROHIBIR EL ACCESO AL CASTILLO DE MONTALBÁN, tanto a las visitas culturales como a las visitas por libre, por el riesgo más que probable de desprendimientos, por lo que ESTA TEMPORADA QUEDAN SUSPENDIDAS LAS VISITAS CULTURALES A LA FORTALEZA. Se avisarán con carteles dispuestos tanto en la cadena que da acceso a la finca donde se ubica el castillo, como en las puertas y accesos al mismo, indicando la peligrosidad que conlleva visitarlo. Esta prohibición, al parecer, va a ser de larga duración, ya que, por fin, Patrimonio, ha accedido a la elaboración de un informe y posterior consolidación de las partes que más riesgo de caída o desplome padecen, por lo que hasta nueva orden NO SE VOLVERÁ A PODER PASAR A LA FORTALEZA para su visita.
    Oscar Luengo Soria, Guía del castillo de Montalbán

    • Espacio Madrid

      Gracias por la información Oscar, ya hemos actualizado el post avisando del cierre temporal del castillo. Esperamos vuelva a abrirse al público pronto y pueda ser visitado con total seguridad.
      Un saludo.

  3. oscar luengo

    Hola. De nuevo, ya se ha reabierto el castillo para las visitas culturales y libres. A partir del 30 de septiembre, se puede volver a disfrutar de este magnífico monumento. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *